Seleccionar página

En un post anterior hablábamos de qué era el IoT o Internet de las Cosas y qué ventajas podría tener para tu negocio si emplearas esta tecnología.

Pero ahora, vamos a ver cuáles podrían ser las oportunidades de negocio con el IoT y qué deberías saber sobre él. Aunque, antes, vamos a recordar qué es el Internet de las Cosas.

¿Qué es el IoT o Internet de las Cosas?

El Internet de las Cosas o Internet of Things (IoT) se refiere a la interconexión digital entre objetos cotidianos con Internet. Es decir, conectar cualquier objetivo o elemento a Internet en tiempo real.

Que los objetos y dispositivos que tenemos en casa puedan comunicarse entre sí, ofreciendo datos y detalles sobre su funcionamiento. La tecnología en la que se basa el IoT es conocida como tecnología máquina a máquina (M2M).

Para poner un ejemplo y que podamos entenderlo mejor. ¿Llevas una pulsera de actividad en tu mano? Esta es capaz de monitorizar tu actividad diaria e incluso tu sueño. Imagina que, cuando nota que has dormido lo suficiente, la pulsera te despierta delicadamente con un sonido o vibración.

El IoT potencia objetos que antes solo se podían conectar mediante un circuito cerrado y ahora ya pueden comunicarse globalmente gracias al uso de la red.

Así que, como definición final, podríamos decir que el Internet de las Cosas o Internet of Things es una red que interconecta objetos físicos y cotidianos con Internet.

¿De dónde surgió el concepto de IoT?

Este concepto fue propuesto por Kevin Ashton en el Auto-ID Center del MIT en el año 1999.

IoT, una herramienta para las empresas

Actualmente el IoT ha sido aplicado hasta en la agricultura. En ciertas granjas y sembradíos se han instalado sensores inalámbricos capaces de transmitir datos acerca de los nutrientes del suelo y la humedad a expertos en agricultura. Esto les permite optimizar el empleo de fertilizantes y actuar para mejorar las condiciones de la siembra.

A este tipo de Internet de las Cosas, pensado para las empresas, se le conoce como IoT industrial. Los beneficios que tiene el uso de este es el acceso a un gran volumen de datos de sus productos y sistemas internos, entre otros.

Por ejemplo, si se añaden sensores a los componentes de los productos, podrían enviar información sobre su funcionamiento, ayudando a descubrir cuándo un componente puede faltar y así poder sustituirlo cuanto antes para que no se ocasionen daños.

Asimismo, se puede emplear para obtener una cadena de proveedores más eficientes, pues se podrá conocer en tiempo real y con datos exactos qué se necesita y cuál es el estado de los productos.

El Internet de las Cosas genera grandes cantidades de información que necesitan analizarse correctamente, lo que significa que el Big Data será fundamental para poder sacarle el máximo partido a los dispositivos IoT.

¿Cuáles son las oportunidades de negocio con el Internet de las Cosas?

El IoT es uno de los sectores más prometedores de la tecnología y los negocios en el mundo. De hecho, ciertas empresas estiman que para 2020 habrá más de 30 mil millones de dispositivos conectados a la red y en 2025 más de 75 mil millones.

Y, para que tomemos un poco más de conciencia, aquí un dato: se estima que, en un día común (como hoy), nos podemos encontrar rodeados por entre 1000 y 5000 objetos. Imagina lo que podrías llegar a hacer si consiguieras desarrollar una tecnología que conectara a uno de estos objetos a Internet.

Además, esto es un indicativo de que el IoT podría desarrollarse en casi cualquier sector.

De hecho, muchas de las grandes empresas tecnológicas, como Samsung, Amazon, Intel o Google ya están invirtiendo miles de dólares para seguir con el desarrollo de esta tecnología. Porque seguro que conoces Google Home o Amazon Echo, ¿no?

Asimismo, según Forbes en 2020 se espera que las industrias de transporte y logística, fabricación discreta y servicios públicos gasten 40 mil millones de dólares (cada una) en plataformas, servicios y sistemas de IoT.

Y, Statista, ha realizado un informe pronosticando que el mercado global del Internet de las Cosas será de más de 1.7 billones de dólares en este 2019, donde la industria de consumo electrónico y automotriz serán dos de los sectores de mayor crecimiento.

La consultora McKinsey&Company también ha indicado que las aplicaciones emergentes para el IoT se dividirán en :

Información y análisis

  1. Analizando el comportamiento: Como la pulsera que hemos mencionado antes, donde esta puede hacer un seguimiento de nuestros ciclos de sueño o darnos información sobre nuestra salud, los pasos que hemos dado, etc.
  2. Recopilación de información del entorno: Como un sistema de sensores capaz de analizar la calidad del aire y temperatura en un espacio concreto.
  3. Toma de decisiones complejas: De acuerdo con análisis de datos de sensores. Como la recopilación de datos y análisis del comportamiento de consumidores mientras recorren tiendas minoristas para descubrir qué productos se venden más y así poder optimizar el proceso de venta, algo que ya se está aplicando.

Automatización y control

  1. Optimización del proceso: Con instalación de sensores en grandes industrias cuyos datos ayuden a reducir los costes de producción y a mejorar los procesos de automatización.
  2. Consumo optimizado de recursos: En este caso ya hay industrias que han desarrollado termostatos o medidores inteligentes que enseñan el uso de energía y su coste en tiempo real. Lo que permitirá poder apagar aparatos de un alto consumo eléctrico y reducir la factura mensual.
  3. Sistemas autónomos complejos: Uno de los objetivos más ambiciosos del IoT. Que puedan detectar de forma rápida y en tiempo real ciertas condiciones impredecibles mediante sistemas automatizados que traten de imitar reacciones humanas. Algo que ya se ha podido observar en la industria automotriz, centrada en desarrollar una tecnología que permita percibir colisiones para así poder evitarlas como el frenado automático o la conducción autónoma.

También Mckinsey ha señalado que serán las aplicaciones B2B aquellas que tendrán un mayor potencial económico y que el software IoT será uno de los grandes campos de oportunidades para emprender.

Algo en lo que coincide con Forbes, que señala que las empresas serán el principal grupo que adopten las nuevas tecnologías del Internet de las Cosas. Estas notarán una reducción de los costes, expansión de mercado y aumento de productividad. A ellas les seguirán los gobiernos y los consumidores.

Estas son solo algunas de las aplicaciones que el Internet de las Cosas puede aportar para las empresas. En estos momentos realizar procesos más eficientes, productivos y eficaces puede ser más fácil gracias al IoT.

Y es que el IoT ya está en marcha, su magnitud e impacto en la sociedad será muy grande. Por lo que, unirte ahora a este tren quizás puede ayudarte a consolidarte como una gran empresa dentro de tu sector.

¿Qué te parece el IoT? ¿Cómo crees que afectará a los negocios en el futuro? Cuéntanos tus opiniones en los comentarios.

Y si estás interesado en el IoT, en App&Web llevamos tiempo trabajando sobre esta nueva realidad con casos de éxito que nos han permitido aportar grandes valores añadidos a las empresas que se lo hemos implantado.

Contáctanos y cuéntanos tu proyecto, somos el punto de partida de tus ideas.

Info: Tentulogo y Blogthinkbig

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies